Gral. Enrique Martínez 1160. Montevideo, Uruguay        (+598) 2200 3430 / 2209 4475         097 160 444          ventas@omega.com.uy

Gestión del Color Impreso

El arte de la impresión va más allá de papel, tinta y máquina, y muchas veces implica un profundo estudio metodológico de la Gestión del Color y todas las variables que implica. 

¿Cómo se controla esto?

Las imprentas se valen de diferentes instrumentos de medición para controlar todas las variables implicadas en el proceso de impresión, como un PH-metro para el agua, un densitómetro para calcular la densidad de la tinta impresa, la ganancia de punto, el trap, el contraste etc.

Existen dos tipos de densitometría, la de transmisión y la de reflexión, la primera se usa para la inspección de las matrices o chapas a imprimir, donde las mediciones básicas son la densidad y el área de punto.

En la densitometría de transmisión la densidad mínima se mide sobre el área clara de la película y asegura que no haya velo, mientras que la densidad máxima mide el área expuesta (negra) de la película para asegurar una exposición y revelado adecuados.

El área de punto se mide para comprobar que las pantallas o fondos tramados sean correctos y no hayan cambiado durante el proceso de copiado de matriz, es decir, se verifica que un fondo tramado del 50% sea en realidad de un 50%.

Densitometría de Reflexión

La densidad de reflexión es una función del porcentaje de la luz reflejada.

Las salas de prensas miden de lo que se denomina “tira de control” que se encuentra en el impreso los valores que están trabajando de C, M, Y, B. Estos valores oscilarán entre un 0.80 y un 1.80 diferentes para cada color, para cada tipo de papel y para determinada tipo y marca de tinta.

De acuerdo a estos valores cada imprenta fija un estándar de densidad determinado para cada una de estas variables.

Sobre la ganancia de punto…

La ganancia de punto o valor tonal es la diferencia entre el área de punto que se mide en la película y el área de punto que aparece en la hoja impresa.

Las imágenes o impresos que vemos frecuentemente están conformados por pequeños puntos de cyan magenta, amarillo y negro, cuya combinación y separación entre ellos forman distintas combinaciones de colores.

La ganancia de punto es un fenómeno que se produce cuando dichos puntos son más grandes de lo esperado y esto puede causar problemas en el impreso ya sea tipografía o fotocromo, por ejemplo la imagen luzca opaca, oscurecida o simplemente no alcance el color esperado. 

La ganancia de punto es un fenómeno imposible de evitar, lo importante es definir cómo minimizarlo y controlarlo. Estos incrementos en los valores tonales de punto se producen en los diversos procesos por los que atraviesa la impresión.

Por ejemplo consideremos un punto con un valor original del 50%,

El pasado a la plancha lo eleva un 2%, con lo cual ahora mide 52% en relación al original. La impresión offset lo eleva otro 12% adicional (lo que se llama comúnmente ganancia de punto mecánica), que sumado a una ganancia óptica de un 8% nos da un valor final de punto real de 72%, muy lejos del 50% que le correspondía.

La ganancia mecánica es la que producen las maquinas al hacer pasar los rodillos entintados sobre el papel, este aplastamiento genera ganancia de punto. La impresión offset genera una mayor ganancia que los sistemas directos por la razón de que la tinta se aplasta por los rodillos dos veces, la primera contra el caucho y la segunda contra el papel.

La ganancia óptica se genera por dos factores, el primero es el grosor de la capa impresa ya que produce pequeñas sombras laterales que hacen que el punto se vea más grande de lo que realmente es, y el segundo se debe a la transparencia del papel, que deja ver el interior de la tinta en el papel, es así que en papeles no estucados y finos generan una mayor ganancia de puntos que papeles estucados y gruesos.

En el proceso de impresión offset la ganancia de punto entre los colores es crítico para el balance de grises y para mantener colores de sobreimpresión, como el tono piel, azul cielo, etc. Por ejemplo si existe un exceso del punto magenta la piel se vería más roja, el reducir la tinta magenta para compensar esto es posible que se afecte al color rojo de otro gráfico en la misma impresión. Otro ejemplo sería un gato negro sobre un fondo negro donde la excesiva ganancia de punto en las áreas de sombra resultará en la perdida de definición y detalle.

El Trap

Trapping en impresión

Describe el grado de respuesta óptica que presenta una tinta al transferirla sobre otra película de tinta, ya sean secas o húmedas, que se encontraban previamente en el soporte. A pesar de que entintemos las formas por igual y que igualemos los espesores de la capa de tinta sobre el papel en la impresión de un color, al sobreimprimir las tintas, la que se imprime en segundo lugar no es aceptada de la misma manera por el soporte. Por consiguiente las tonalidades que se pretenden conseguir con la superposición de dos o más colores no siempre se consiguen del todo. En la impresión en cuatricromía en offset se imprime mojado sobre mojado y las tintas tienen más dificultad para adherirse unas a otras. El problema se intensifica con cada nueva tinta que se aplica.

Lógicamente el orden de impresión de las tintas es determinante a la hora de obtener un resultado u otro, se establece el orden de C, M, Y, K para 4 máquinas de un cuerpo; el orden de CM y KY para 2 máquinas de dos cuerpos y KCMY para 1 máquina de 4 cuerpos.

En cuanto a los estándares del trapping en impresión, podemos decir que un valor inferior al 70% es un valor crítico; un valor de entre 70-80% es un valor aceptable; entre un 80-95% bueno y más del 95% es un valor muy bueno. Siendo el 100% una mezcla perfecta de los colores sobreimpresos. El nivel de trapping se puede medir con un densitómetro en las tiras de control que incluyen campos de superposición de las tintas, su densidad combinada se compara con las densidades de ambos colores por separado. Cuando se dan valores de trapping bajos, la impresión parece descolorida (los colores rojos se ven anaranjados y los azules, violáceos).

El contraste de impresión:

El valor del contraste de impresión es un buen indicador de la calidad de impresión porque el área de sombra es importante en la reproducción de muchas imágenes.

El contraste de impresión corresponde a las evaluaciones subjetivas de cómo se ve la hoja impresa. Una imagen con bajo contraste no se ve bien. Un valor de contraste alto indica que las imágenes son claras y nítidas. Los valores de ganancia de punto en el área del medio tono cambian con el espesor de la tinta, por relacionarse con la densidad.

Para obtener un buen contraste, se requiere buena densidad e impresión nítida a fin de mantener detalles en las áreas de sombra. Estos valores se usan como guía para mantener un buen balance entre tinta y agua.

En Imprenta Omega contamos con la última tecnología en  instrumetos necesarios para asegurar la mejor calidad y control del color para sus impresos. No dude en contactarse con nosotros por cualquier consulta.